Derecho a la libertad constitucion española

constitución española pdf

Durante la Guerra Civil española hubo tres gobiernos. El primero fue dirigido por el republicano de izquierdas José Giral (de julio a septiembre de 1936); sin embargo, en el seno de la República estalló una revolución inspirada principalmente en principios socialistas libertarios, anarquistas y comunistas, que debilitó el gobierno de la República. El segundo gobierno estaba dirigido por el socialista Francisco Largo Caballero, del sindicato Unión General de Trabajadores (UGT). La UGT, junto con la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT), fueron las principales fuerzas de la mencionada revolución social. El tercer gobierno fue dirigido por el socialista Juan Negrín, que dirigió la República hasta el golpe militar de Segismundo Casado, que acabó con la resistencia republicana y acabó con la victoria de los nacionalistas.

El gobierno republicano sobrevivió en el exilio y mantuvo una embajada en Ciudad de México hasta 1976. Tras la restauración de la democracia en España, el gobierno en el exilio se disolvió formalmente al año siguiente[13].

El 28 de enero de 1930 fue derrocada la dictadura militar del general Miguel Primo de Rivera (que estaba en el poder desde septiembre de 1923)[14], lo que llevó a varias facciones republicanas de muy diversa procedencia (incluyendo a viejos conservadores, socialistas y nacionalistas catalanes) a unir sus fuerzas[15] El Pacto de San Sebastián fue la clave de la transición de la monarquía a la república. Republicanos de todas las tendencias se comprometieron con el Pacto de San Sebastián para derrocar a la monarquía y establecer una república. La restauración de los Borbones reales fue rechazada por amplios sectores del pueblo que se oponían con vehemencia al Rey. El pacto, firmado por representantes de las principales fuerzas republicanas, permitió una campaña política conjunta contra la monarquía[16] Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931 dieron una victoria aplastante a los republicanos[17] Dos días después se proclamó la Segunda República y el rey Alfonso XIII se exilió[18] La salida del rey dio lugar a un gobierno provisional de la joven república bajo el mando de Niceto Alcalá-Zamora. El 11 de mayo se incendiaron iglesias y establecimientos católicos en ciudades como Madrid y Sevilla[19].

constitución española 1978 resumen

La historia constitucional de España se remonta a la Constitución de 1812. Tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, unas elecciones generales en 1977 convocaron a las Cortes Constituyentes (el Parlamento español, en su calidad de asamblea constituyente) con el fin de redactar y aprobar la Constitución.

Entre los miembros elegidos de las Cortes se seleccionó un grupo de siete miembros para trabajar en un proyecto de Constitución que se presentaría al organismo. Estos fueron conocidos, según los medios de comunicación, como los “padres de la Constitución”. Estas siete personas fueron elegidas para representar el amplio (y a menudo, profundamente dividido) espectro político dentro del Parlamento español, mientras que el papel principal se le dio al entonces partido gobernante y ahora extinto Unión de Centro Democrático (UCD).

El escritor (y senador por designación real) Camilo José Cela pulió posteriormente la redacción del proyecto de Constitución. Sin embargo, dado que gran parte del consenso dependía de mantener la ambigüedad de la redacción, se aprobaron pocas de las reformulaciones propuestas por Cela. Una de las aceptadas fue la sustitución del arcaico gualda (“color de soldadura”) por el simple amarillo en la descripción de la bandera de España[cita requerida].

constitución española de 1812

Los partidos políticos son la expresión del pluralismo político, contribuyen a la formación y expresión de la voluntad popular y son un instrumento fundamental de participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres en la medida en que respeten la Constitución y la ley. Su estructura interna y su funcionamiento deben ser democráticos.

2. Sólo los españoles serán titulares de los derechos reconocidos en el artículo 23, salvo en los casos que puedan establecerse por tratado o por ley en relación con el derecho de sufragio activo en las elecciones municipales, de acuerdo con el principio de reciprocidad.

3. Las reuniones de los parlamentarios que se celebren sin haber sido convocadas en la forma reglamentaria no serán vinculantes para las Cámaras, y sus miembros no podrán ejercer sus funciones en ellas ni gozar de los privilegios derivados de su cargo.

2. La circunscripción electoral es la provincia. Las ciudades de Ceuta y Melilla estarán representadas por un Diputado cada una. El número total de Diputados se distribuirá de acuerdo con la ley, asignando a cada circunscripción electoral una representación mínima inicial y distribuyendo el resto en proporción a la población.

constitución española en filipinas

En noviembre, España aprobó una polémica ley de protección de datos para facilitar el cumplimiento de la legislación española al Reglamento General de Protección de Datos de la UE. Aunque la ley española pretendía aportar claridad a la aplicación de los principios del RGPD, su texto y su posible aplicación en el mundo real han provocado la preocupación de que se desvíe del efecto previsto por el RGPD.

Los ciudadanos españoles tienen derecho a la protección de datos tanto en virtud de la Constitución de España en su artículo 18.4 como del artículo 8 de la Carta de Derechos de la Unión Europea. Sin embargo, tanto la Constitución española como la Carta adoptan una vía y un enfoque textual diferentes del derecho fundamental a la protección de datos. El artículo 18.4 de la Constitución de España confiere un derecho negativo, mientras que el artículo 8 de la Carta de Derechos de la Unión Europea confiere un derecho positivo. Leído estrictamente, el artículo 8 de la Carta de la UE separó el derecho a la protección de datos del derecho a la intimidad, lo que allanó el camino para la adopción del RGPD. Este reglamento otorga a todos los ciudadanos europeos, incluidos los españoles, el derecho al olvido, el derecho a la portabilidad de los datos y el derecho a resistirse a la elaboración de perfiles. La aplicación española del RGPD es diferente. Podría permitir la recopilación de perfiles políticos. Esta enorme excepción puede tener implicaciones de gran alcance en el derecho constitucional de España a la protección de datos, así como para la UE en su conjunto.

Leer más  Reglamento 121512