Contrato de arrendamiento de negocio

Contrato de arrendamiento comercial gratuito

Un contrato de arrendamiento comercial es un contrato entre un propietario y una empresa para el alquiler de un inmueble. La mayoría de las empresas optan por alquilar un inmueble en lugar de comprarlo porque requiere menos capital. Los contratos de alquiler comercial son más complicados que los residenciales porque las condiciones son negociables y varían mucho de un contrato a otro. Antes de firmar un contrato de arrendamiento comercial, es importante entender los términos del contrato que definen los derechos y responsabilidades de cada parte.

Antes de firmar un contrato de arrendamiento comercial, hay que asegurarse de que las condiciones se ajustan a las necesidades de la empresa. No determinar los requisitos antes de comprometerse con un contrato de arrendamiento puede tener consecuencias desafortunadas. Los arrendamientos comerciales suelen incluir los siguientes términos:

Contrato de arrendamiento de oficina corto

EN CONSIDERACIÓN de que el Arrendador arrienda determinados locales al Arrendatario, el Arrendatario arrienda dichos locales al Arrendador y los beneficios y obligaciones mutuas establecidos en este Contrato, cuya recepción y suficiencia se reconocen por la presente, las Partes de este Contrato (las “Partes”) acuerdan lo siguiente:

¿Qué es un Contrato de Arrendamiento Comercial? Un Contrato de Arrendamiento Comercial es un contrato que se utiliza cuando se alquila una propiedad comercial a otra persona o empresa. En general, un contrato de arrendamiento comercial incluye información sobre el propietario y el inquilino, que puede incluir un garante, el alquiler, la duración del contrato y cualquier otra información pertinente que constituya un término del contrato. La versión corta es un contrato de alquiler más general y no incluye ninguna cláusula o término que no sea absolutamente necesario.

Leer más  Convocatoria junta general sociedad limitada

Contrato de arrendamiento comercial en formato word

Un contrato de arrendamiento comercial es un acuerdo entre un propietario y una empresa para el alquiler de un inmueble. Permite a una empresa utilizar un inmueble con fines comerciales y establece los derechos y obligaciones del propietario y el inquilino.

Alquile un edificio completo a una empresa con este modelo de contrato de arrendamiento comercial. Este contrato de arrendamiento con seguro y reparación completa (FRI) ayuda a regular la relación entre el propietario y el inquilino durante un máximo de 3 años.

Establezca claramente las condiciones del contrato de arrendamiento y las obligaciones del inquilino, incluyendo la reparación y el mantenimiento del edificio, con este contrato de FRI. Este contrato de arrendamiento permite la cesión y el subarriendo de todo el local y permite la exclusión de la seguridad de la tenencia. También permite al inquilino, al propietario o a ambos romper el contrato de arrendamiento en un plazo acordado.

Necesitas un contrato de arrendamiento comercial si quieres desarrollar tu actividad en un espacio concreto. Un contrato de arrendamiento comercial enmarca la relación entre el propietario y el inquilino y describe los fines comerciales para los que se puede utilizar una propiedad. Un contrato de arrendamiento comercial cuidadosamente redactado es esencial para llevar a cabo su negocio correctamente porque, como inquilino, sólo puede utilizar la propiedad para los fines que se han establecido específicamente en una cláusula de “uso permitido de los locales”.

Qué debe incluir un contrato de alquiler comercial

El contrato de alquiler debe indicar claramente qué ocurrirá si el local no está listo en la fecha de entrada y qué ajustes en el alquiler hará el propietario. A menos que el espacio que aceptes ocupar esté ya desocupado y remodelado para adaptarse a tus necesidades, podrían surgir problemas inesperados.

Leer más  Que son los estatutos

Asegúrate de conocer las cláusulas que permiten al propietario ofrecer un espacio alternativo si el nuevo local no está listo a tiempo. Este tipo de acuerdo puede suponer que tengas que trasladar tu negocio más de una vez, lo que puede aumentar los costes de la mudanza.

Si te mudas de un local antiguo a otro nuevo, date un tiempo extra antes de irte para cubrir cualquier retraso que pueda ocurrir con el nuevo local (obras, inquilinos anteriores, daños a la propiedad, etc.)

Los alquileres comerciales suelen medirse por el coste por pie cuadrado del espacio. Muchos propietarios cobran a los inquilinos por separado la calefacción y la electricidad. Hay al menos cinco formas habituales de calcular el alquiler, entre ellas:

En el pasado, el creciente coste de explotación de un edificio se cubría con un aumento del alquiler cuando se renovaba el contrato o cuando se creaba un nuevo contrato para un nuevo inquilino. La mayoría de los propietarios se protegen de los cambios imprevisibles del mercado inmobiliario incluyendo una cláusula de aumento en el contrato de alquiler. Esta cláusula permite al propietario aumentar el alquiler si los costes de mantenimiento o explotación del inmueble aumentan. La mayoría de los propietarios negocian la cláusula de aumento con usted.