Sentencias del tribunal constitucional sobre derechos fundamentales

Sentencias del tribunal constitucional sobre derechos fundamentales

wikipedia

Tras esta evaluación, los países no pertenecientes a la UE tendrían que ofrecer un nivel de protección de datos más elevado, ya que las medidas adoptadas por los servicios de inteligencia de los Estados miembros sólo podrían ser examinadas por los tribunales constitucionales nacionales (si es que existen tales tribunales, lo que no ocurre en todos los Estados miembros de la UE).

Por lo tanto, el TJCE ha desarrollado un amplio ámbito de aplicación de la Carta y, al mismo tiempo, ha reducido sustancialmente el margen de interpretaciones aceptables de la protección de los derechos fundamentales en la Unión: Al final, es su propia interpretación la que debe prevalecer.

Cabe esperar que los tribunales constitucionales nacionales se resistan a esta evolución. En última instancia, la cuestión es quién tiene «la última palabra». La misma cuestión -en apariencia- que llevó a la sentencia del PSPP del Bundesverfassungsgericht este mes de mayo. Sin embargo, se puede observar todo lo contrario. Varios tribunales constitucionales nacionales, entre otros el Verfassungsgerichtshof austriaco, el Tribunal Constitucional belga, el Conseil Constitutionnel francés, la Corte costituzionale italiana y, por último, el mismo Bundesverfassungsgericht en Right to be Forgotten I & II emitido en noviembre de 2019, han adoptado los derechos fundamentales europeos -en su interpretación por el TJCE- como estándar de revisión para sus propios procedimientos.

casos clave del derecho de la ue

Palabras clave: Adjudicación multinivel de derechos fundamentales de la UE – cooperación judicial – Art. 51 de la Carta de derechos fundamentales de la Unión Europea – Bundesverfassungsgericht – derecho al olvido – protección de datos.

El 6 de noviembre de 2019, el Tribunal Constitucional Federal alemán (TCF) dictó dos sentencias, Derecho al olvido I (RTBF I)[1] y Derecho al olvido II (RTBF II),[2] que, por varias razones, están destinadas a entrar en la lista de clásicos de todos los tiempos del Tribunal. Ambas sentencias aportan modificaciones notables, incluso históricas, a la adjudicación de derechos fundamentales a varios niveles de la UE (véase infra, sección II.), así como a la doctrina de protección de datos de la UE y al derecho al olvido (véase infra, sección III.). Una lectura consecutiva de las sentencias nos presenta un relato completo del nuevo posicionamiento del TGF como un verdadero tribunal europeo de derechos fundamentales con jurisdicción propia sobre la Carta de Derechos Fundamentales, al tiempo que expone los riesgos que esta recalibración conlleva para la primacía del derecho de la UE y el diálogo judicial europeo.

fra efris

Todo el poder público en Suecia procede del pueblo y el Riksdag es el principal representante del pueblo. Esto se recoge en el Instrumento de Gobierno, la ley fundamental que establece los principios básicos de nuestra democracia.

La Constitución sueca consta de cuatro leyes fundamentales: el Instrumento de Gobierno, la Ley de Sucesión, la Ley de Libertad de Prensa y la Ley Fundamental de Libertad de Expresión. Además de las leyes fundamentales, Suecia tiene una Ley del Riksdag. Ésta tiene un estatus único entre la ley constitucional y la ley ordinaria.

Las leyes fundamentales son más difíciles de modificar que otras leyes. Debe haber tiempo para reflexionar y asegurarse de que se han considerado a fondo las consecuencias antes de realizar los cambios. Esto está pensado para proteger nuestra democracia.

Para modificar la Constitución, el Riksdag debe adoptar dos decisiones de idéntico tenor con una elección general entre ambas decisiones. Este largo procedimiento está pensado para garantizar que el Riksdag no tome decisiones precipitadas que puedan limitar las libertades y los derechos de los ciudadanos.

derechos fundamentales de la cjeu

La trabajadora, despedida por motivos disciplinarios, recurrió por inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid declarara ilegal el control de su ordenador. El Tribunal Constitucional no se pronunció sobre la calificación del despido, pero reconoció el derecho de la empleada a recibir la correspondiente indemnización por la vulneración de sus derechos fundamentales.

La sentencia del Tribunal Constitucional de 15 de marzo de 2021 (rec. 6838/2019) resuelve el recurso de la «project officer» de Amadeus Soluciones Tecnológicas S.A. que fue despedida después de que la empresa activara, sin previo aviso, el protocolo de monitorización de su equipo informático. Como resultado de este seguimiento, la empresa descubrió que dedicaba el 70% de su jornada laboral a asuntos personales no relacionados con su actividad laboral. La carta de despido disciplinario incluía las siguientes infracciones laborales:

La trabajadora interpuso una demanda ante los juzgados de lo social alegando que, como consecuencia del seguimiento y acceso a su correo electrónico personal, se habían vulnerado sus derechos fundamentales a la intimidad y al secreto de las comunicaciones (recogidos en el artículo 18.1 y 3 de la Constitución Española),. El Juzgado de lo Social de Madrid estimó parcialmente la demanda, declarando la nulidad del despido y reconociendo el derecho de la trabajadora a una indemnización por vulneración de sus derechos fundamentales.

  Articulo 1158 codigo civil