Ejemplo de costumbre en derecho

Derecho consuetudinario

La mayoría de las leyes consuetudinarias se refieren a normas de la comunidad establecidas desde hace tiempo en un lugar determinado. Sin embargo, el término también puede aplicarse a áreas del derecho internacional en las que ciertas normas han sido aceptadas casi universalmente como bases correctas de acción, por ejemplo, las leyes contra la piratería o la esclavitud (véase hostis humani generis). En muchos casos, aunque no en todos, las normas consuetudinarias tendrán sentencias judiciales de apoyo y jurisprudencia que han evolucionado con el tiempo para dar un peso adicional a su norma como derecho y también para demostrar la trayectoria de la evolución (si la hay) en la interpretación de dicha norma por parte de los tribunales pertinentes.

Una cuestión central en relación con el reconocimiento de la costumbre es determinar la metodología adecuada para saber qué prácticas y normas constituyen realmente el derecho consuetudinario. No está inmediatamente claro que las teorías occidentales clásicas de la jurisprudencia puedan conciliarse de forma útil con los análisis conceptuales del derecho consuetudinario, y por ello algunos estudiosos (como John Comaroff y Simon Roberts)[1] han caracterizado las normas del derecho consuetudinario en sus propios términos. Sin embargo, es evidente que sigue habiendo cierto desacuerdo, que se aprecia en la crítica de John Hund a la teoría de Comaroff y Roberts, y en su preferencia por las aportaciones de H. L. A. Hart. Hund sostiene que The Concept of Law de Hart resuelve el problema conceptual con el que se encuentran los estudiosos que han intentado articular cómo se pueden identificar y definir los principios del derecho consuetudinario y cómo operan en la regulación del comportamiento social y la resolución de disputas[2].

  Control judicial de la administracion

Definición y ejemplo de derecho consuetudinario

La mayoría de las leyes consuetudinarias se refieren a normas comunitarias establecidas desde hace tiempo en un lugar determinado. Sin embargo, el término también puede aplicarse a áreas del derecho internacional en las que ciertas normas han sido aceptadas casi universalmente como bases correctas de acción, por ejemplo, las leyes contra la piratería o la esclavitud (véase hostis humani generis). En muchos casos, aunque no en todos, las normas consuetudinarias tendrán sentencias judiciales de apoyo y jurisprudencia que han evolucionado con el tiempo para dar un peso adicional a su norma como derecho y también para demostrar la trayectoria de la evolución (si la hay) en la interpretación de dicha norma por parte de los tribunales pertinentes.

Una cuestión central en relación con el reconocimiento de la costumbre es determinar la metodología adecuada para saber qué prácticas y normas constituyen realmente el derecho consuetudinario. No está inmediatamente claro que las teorías clásicas occidentales de la jurisprudencia puedan conciliarse de forma útil con los análisis conceptuales del derecho consuetudinario, y por ello algunos estudiosos (como John Comaroff y Simon Roberts)[1] han caracterizado las normas del derecho consuetudinario en sus propios términos. Sin embargo, es evidente que sigue habiendo cierto desacuerdo, que se aprecia en la crítica de John Hund a la teoría de Comaroff y Roberts, y en su preferencia por las aportaciones de H. L. A. Hart. Hund sostiene que The Concept of Law de Hart resuelve el problema conceptual con el que se encuentran los estudiosos que han intentado articular cómo se pueden identificar y definir los principios del derecho consuetudinario y cómo operan en la regulación del comportamiento social y la resolución de disputas[2].

  Que es la prescripcion

La costumbre como fuente de derecho

«Austin … sostuvo que … las prácticas consuetudinarias no eran derecho hasta que los tribunales … las reconocieran … . Hart revocó a Austin en este punto. La regla maestra [sc., la regla última de reconocimiento], dice, podría estipular que alguna costumbre cuenta como derecho incluso antes de que los tribunales la reconozcan. Pero no se enfrenta a la dificultad que esto plantea para su teoría general porque no intenta establecer los criterios que una regla maestra podría utilizar para este fin».

En virtud de la Ley de Prescripción de 1832, artículo 2, la prueba de 20 años de disfrute continuo e ininterrumpido de una servidumbre establece una fuerte presunción de que, en algún momento anterior, hubo una concesión (ahora perdida) de la servidumbre al predio vecino dominante y que el titular de ese predio disfruta de la servidumbre como un derecho prescriptivamente adquirido. La presunción es prácticamente inatacable, ya que sólo puede ser rebatida mediante la prueba de que la concesión no pudo realizarse en el tiempo anterior a la prescripción, sino después del año 1189 (sobre lo que se hablará más adelante). En cualquier caso, una vez que el usuario ha transcurrido 40 años, el derecho adquirido por prescripción se convierte en absoluto.

Derecho consuetudinario

La mayoría de las leyes consuetudinarias se refieren a las normas de la comunidad que se han establecido desde hace mucho tiempo en un lugar determinado. Sin embargo, el término también puede aplicarse a áreas del derecho internacional en las que ciertas normas han sido aceptadas casi universalmente como bases correctas de acción, por ejemplo, las leyes contra la piratería o la esclavitud (véase hostis humani generis). En muchos casos, aunque no en todos, las normas consuetudinarias tendrán sentencias judiciales de apoyo y jurisprudencia que han evolucionado con el tiempo para dar un peso adicional a su norma como derecho y también para demostrar la trayectoria de la evolución (si la hay) en la interpretación de dicha norma por parte de los tribunales pertinentes.

  Cuanto cuesta la carrera de derecho en españa

Una cuestión central en relación con el reconocimiento de la costumbre es determinar la metodología adecuada para saber qué prácticas y normas constituyen realmente el derecho consuetudinario. No está inmediatamente claro que las teorías clásicas occidentales de la jurisprudencia puedan conciliarse de forma útil con los análisis conceptuales del derecho consuetudinario, y por ello algunos estudiosos (como John Comaroff y Simon Roberts)[1] han caracterizado las normas del derecho consuetudinario en sus propios términos. Sin embargo, es evidente que sigue habiendo cierto desacuerdo, que se aprecia en la crítica de John Hund a la teoría de Comaroff y Roberts, y en su preferencia por las aportaciones de H. L. A. Hart. Hund sostiene que The Concept of Law de Hart resuelve el problema conceptual con el que se encuentran los estudiosos que han intentado articular cómo se pueden identificar y definir los principios del derecho consuetudinario y cómo operan en la regulación del comportamiento social y la resolución de disputas[2].