Sociedad limitada o anonima

Historia de las sociedades anónimas

Las sociedades de responsabilidad limitada (SRL) son entidades con estructuras corporativas cuyos miembros (accionistas) no pueden ser considerados personalmente responsables de las deudas o pasivos de la empresa, lo que significa que sólo los activos de la propia empresa están en riesgo. Por esta razón, este tipo de empresa se considera de “responsabilidad limitada”, mientras que combina las características de una corporación y una sociedad, ya que la característica de responsabilidad limitada es similar a la de una corporación y la disponibilidad de la tributación de flujo a los miembros es una característica de las sociedades. LLC como una opción viable, cuando la persona desea establecer una empresa comercial o una pequeña empresa a nivel local o internacional, dentro de ciertos límites.

La JSC emite acciones y bonos por la adquisición de las acciones que pueden ser ofrecidas al público a diferencia de la LLC que no emite acciones o bonos. En el marco de la JSC, la transferencia de las acciones puede realizarse por acuerdo de ambas partes, mientras que en el caso de la LLC, pueden transferirse mediante un acuerdo certificado por un notario, siempre que dicho acuerdo se realice con la aprobación del 75% de los accionistas que representen el 75% del capital. Cuando se trata de una SRL, el capital no se divide a partes iguales, sin embargo, en el caso de una JSC el capital se divide a partes iguales.

Leer más  Objeto social sociedad limitada

Colonias de sociedades anónimas

Una sociedad anónima es una entidad comercial en la que los accionistas pueden comprar y vender acciones de la empresa. Cada accionista posee las acciones de la empresa en proporción, lo que se demuestra con sus acciones (certificados de propiedad)[1] Los accionistas pueden transferir sus acciones a otros sin que ello afecte a la continuidad de la empresa[2].

Algunas jurisdicciones todavía ofrecen la posibilidad de registrar sociedades anónimas sin responsabilidad limitada. En el Reino Unido y en otros países que han adoptado su modelo de derecho de sociedades, se conocen como sociedades ilimitadas. En Estados Unidos, se conocen simplemente como joint-stock companies.

Los accionistas también votan para aceptar o rechazar un informe anual y unas cuentas auditadas. En ocasiones, los accionistas individuales pueden presentarse como candidatos a los puestos de dirección de la empresa si se produce una vacante, pero esto es poco frecuente.

Los primeros registros de sociedades anónimas aparecen en China durante las dinastías Tang y Song. La dinastía Tang vio el desarrollo del heben, la primera forma de sociedad anónima con un socio activo y uno o dos inversores pasivos. En la dinastía Song esto se había ampliado hasta convertirse en el douniu, un gran grupo de accionistas con la gestión en manos de los jingshang, comerciantes que explotaban sus negocios con los fondos de los inversores, con una compensación a los inversores basada en el reparto de beneficios, lo que reducía el riesgo de los comerciantes individuales y las cargas del pago de intereses[3].

Definición de sociedad anónima

¿Cómo crear una empresa? ¿Qué tipo se adapta mejor a sus necesidades y objetivos? Es aconsejable ponerse en contacto con un notario al principio de la obra para planificar la creación y el funcionamiento de una empresa sin problemas. Lea esta sección para saber más.

Leer más  Diferencia entre homo sapiens y homo sapiens sapiens

La S.p.A. se constituye mediante escritura pública ante un notario, que registra la escritura e inscribe la empresa en el Registro Mercantil de la zona (aquella en la que se encuentra la sede social). De hecho, las sociedades anónimas sólo nacen si el notario las inscribe en el Registro Mercantil.

Para su constitución se requiere un capital mínimo de 50.000 euros, de los cuales al menos el 25% del capital social (equivalente a 12.500 euros) debe estar desembolsado en manos de los administradores y eso debe documentarse en los estatutos. Para determinadas sociedades, la ley exige un capital mínimo más elevado, en función de las características de la actividad empresarial (por ejemplo, en el caso de las sociedades de valores o los bancos o sociedades financieras).

La sociedad anónima puede ser de dos tipos: abierta, es decir, “pública”, que hace uso de los mercados de capitales de riesgo (empresas que cotizan en bolsa con participaciones muy repartidas); y cerrada, que no hace uso de los mercados de capitales. En las sociedades cerradas, el control contable puede ser realizado, en virtud de un estatuto específico, por los auditores internos; en cambio, en las sociedades abiertas (“públicas”), la ley exige la contratación de auditores externos independientes.

Ventajas e inconvenientes de la sociedad anónima

La sociedad responde de sus deudas y obligaciones con la totalidad de sus bienes sin ninguna limitación. Los accionistas no responden de las obligaciones de la sociedad, corren un riesgo hasta el valor de las acciones suscritas.

La autoridad superior de la sociedad es la Asamblea General. La sociedad anónima está representada por un Consejo de Administración (formado por al menos una persona) según los principios establecidos en los estatutos de la sociedad. En una sociedad anónima, el Consejo de Vigilancia debe ser nombrado obligatoriamente. La sociedad anónima también puede estar representada por un apoderado.